Comisiones

¿Cuando otorgaste el préstamo hipotecario para adquirir su vivienda, te cobraron unas comisiones por la formalización del mismo? ¿En algún momento has dejado de pagar la cuota del préstamo hipotecario y te han cobrado unas comisiones por el impago?¿Sabes que estas comisiones han sido declaradas nulas por abusivas? A continuación te vamos a explicar cómo reclamarlas.

¿Qué ocurre con las comisiones cobradas por los bancos?

En multitud de ocasiones las entidades bancarias han venido cobrando cuantiosas comisiones a los clientes sin justificación alguna.

Concretamente, las entidades bancarias han venido aplicando las llamadas comisiones de apertura que consisten en cobrar un porcentaje sobre el capital del préstamo solicitado o en algunos casos una cantidad fija.

E igualmente ha sido habitual que en los préstamos hipotecarios se impongan unas comisiones por reclamación de posiciones deudoras para el caso de que el prestatario impagara alguna de las cuotas del préstamo hipotecario”.

¿Se han pronunciado los tribunales al respecto?

Recientemente, la Audiencia Provincial de Navarra (Sección 3ª) en sentencia núm. 35/2017 de 27 enero ha establecido que estas comisiones han de reputarse nulas por abusivas pues imponen a los prestatarios el pago de una serie de cantidades que no responden a ninguna clase de servicio o gasto asumido por éstos

¿Las comisiones de apertura no están permitidas?

Después de numerosos vaivenes jurisprudenciales, finalmente en el Tribunal Supremo en Sentencia dictada por el Pleno de 23 de enero de 2019 ha determinado que las comisiones de apertura son válidas siempre y cuando cumplan con el requisito de transparencia, para lo cual habrá que examinar el caso concreto: como está redactada la escritura, la documentación entregada previamente al cliente, explicaciones del empleado, etc.

Entonces si la entidad bancaria no ha realizado ningún tipo de gestión ¿no pueden cobrar los mismos?

Efectivamente, tal y como señala la propia normativa en ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados ni solicitados en firme por el cliente.

Así pues, dentro de las comisiones de apertura se engloban todos los gastos tanto por el estudio del riesgo o viabilidad de la operación, como por la concesión o tramitación del préstamo.

Específicamente, los Tribunales viene considerando abusivo el que se establezca una cantidad fija como comisión, ya que ésta debe responder a servicios realmente prestados, cuyo coste debe forzosamente variar en función del tipo de servicio o del gasto derivado del mismo.

¿Qué ocurre con las comisiones por reclamación de posiciones deudoras?

Como decimos, habitualmente las entidades bancarias han impuesto en los préstamos hipotecarios un apartado relativo a una comisión supuestamente vinculada a la reclamación de posiciones deudoras, es decir, el cobro de unas cantidades por las supuestas gestiones realizadas por la entidad bancaria en el caso de que el prestatario deje de pagar la cuota del préstamo.

No obstante, la realidad es que se trata de de un gravamen por mora que comporta una duplicidad pues en los préstamos ya se recogen cláusulas específicas en el que se acuerdan unos intereses adicionales para el supuesto de que la parte prestataria incurra en mora. Y además, no responde a la reclamación de posiciones deudoras vencidas sino en la práctica las entidades bancarias la generan por el mero impago de las cuotas.

¿Las comisiones por reclamación de posiciones deudoras no están permitidas?

Al igual que ocurre con la cláusula de comisiones de apertura, éstas también están permitidas siempre y cuando respondan a servicios realmente prestados por las entidades bancarias.

En el caso de las comisiones por reclamación de posiciones deudoras el importe variará en función del tipo de servicio gastos derivados del mismo, no pudiendo establecerse una cantidad fija y menos añadir cualquier otro gasto externo que pudiera existir como puede ser el de correo incurriendo en una duplicidad inadmisible por el mismo concepto.

Entonces si la entidad bancaria no ha realizado ningún tipo de gestión ¿no pueden cobrar los mismos?

Si como es habitual se gira un recibo para el pago de la cuota y no se reclama nada por el gasto de correo incurrido, no se justifica en absoluto que el envío del recibo para informar del impago genere comisión y menos aún por la cuantía que se fija.

Lo cierto es que en la práctica de las entidades bancarias, lo que ha sucedido es que se reclame o no se reclame el pago, el mero vencimiento de una cuota impagada ha dado lugar a que las entidades bancarias cobren la comisión por el mero hecho del giro de un recibo, con lo que no se trata de generar una comisión por la reclamación de posiciones deudoras sino de generarla por cada impago.

Por lo tanto, en caso de que una entidad bancaria haya cobrado unas comisiones fijas por este concepto sin acreditar a qué responden, habrá que considerse nulo por abusivo y contraria a la legalidad pues perjudica gravemente los intereses del prestatario.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información